Buscar

Materiales

Envíe su artículo

Revistas Anteriores

Banner

Contador Estadistico

mod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_countermod_vvisit_counter
mod_vvisit_counterHoy104
mod_vvisit_counterAyer728
mod_vvisit_counterEsta semana2070
mod_vvisit_counterAnterior semana5222
mod_vvisit_counterEste mes14493
mod_vvisit_counterAnterior mes19177
mod_vvisit_counterTodos783491

Online (20 minutes ago): 8
Su IP: 54.91.49.40
,
Hoy: Nov 27, 2014
Home Revistas Revista Nº 2: "PyMEs" Refrigeración para la conservación de alimentos
Refrigeración para la conservación de alimentos
Indice del artículo
Refrigeración para la conservación de alimentos
Página 2
Todas las páginas

Ing. Alicia S. Ciarlo

Ing. Alejandro C. Booman

Centro de Investigaciones de Tecnología Pesquera y Alimentos Regionales (INTI - CITEP - Centro Regional Sur) 

 

La mitad de la producción mundial de alimentos necesita de uno de los procesos de conservación más importantes: la refrigeración. El desarrollo de ésta, esencial para prevenir las pérdidas de calidad y de valores nutricionales, hizo que los productos más perecederos pudieran llegar a un gran número de personas en todo el mundo.

Si bien la refrigeración es un proceso sencillo y conocido desde hace décadas, es sabido que los diferentes tipos de productos perecederos requieren tratamientos muy diversos y que la refrigeración aplicada genéricamente puede dar lugar a efectos indeseables.

Para comprender la diferencia entre estos requerimientos clasificamos a los productos perecederos en dos grandes grupos: los que están aún vivos y aquellos que no.

Los productos "vivos" tales como vegetales, frutas, huevos, ostras deben ser mantenidos a temperaturas arriba del punto de congelación para evitar daños fisiológicos. Los procesos de vida siguen su curso a velocidades más bajas de lo que lo hacen a temperatures normales.

Para productos "no vivos" tales como carne, pescado y productos lácteos las condiciones, son diferentes. El propósito de la refrigeración es retardar el deterioro por microorganismos, el deterioro por procesos químicos y por procesos físicos. Es posible lograr una extensión limitada del tiempo de almacenaje por enfriamiento a temperaturas arriba del punto de congelación y esto es, con frecuencia, suficiente para hacer una distribución y comercialización seguros. Se sabe además que por efecto de la congelación, el deterioro puede retrasarse más cuanto más baja es la temperatura de almacenaje.

En la fig.1 se muestran, en forma aproximada, los tiempos de almacenaje de algunos productos en función de la temperatura.

Figura 1: Representación del tiempo aproximado de almacenaje en función de la temperatura para algunos productos típicos.

1. Pollo crudo

2. Pescado magro

3. Carne

4. Banana

5. Naranja

6. Manzana, variedades resistentes al almacenaje

7. Huevos

8. Manzana, atmósfera modificada

La congelación y almacenaje a muy bajas temperaturas (-20°C, - 30°C), permiten largos tiempos de conservación para muchos alimentos, incrementando las posibilidades de comercio internacional. AI mismo tiempo, presenta problemas particulares de control de calidad, ya que es menos fácil la evaluación de un producto congelado que el de muchas otras mercaderías. Mientras el estado de un producto fresco, generalmente, puede ser juzgado muy bien por el consumidor en el momento de la compra, un defecto en el congelado solamente será evidente cuando se consume.

Entonces, de acuerdo a lo visto anteriormente, podemos clasificar los productos en tres grupos: frutas y vegetales frescos, productos animales enfriados y alimentos congelados.

Para el desarrollo de este artículo sólo vamos a considerar los aspectos mas relevantes del grupo de frutas y vegetales frescos. 

 

Preenfriamiento 

Se denomina preenfriamiento a la operación destinada a bajar rápidamente la temperature alta de un producto.

El diseño de plantas para enfriar y mantener refrigerados frutas frescos y vegetales debe tener en cuenta la respiración continua y los productos que se eliminan: calor y dióxido de carbono (C02). La intensidad de este proceso, que está directamente relacionada con la velocidad de maduración, se reduce por una disminución de la temperatura y está también influenciada por la composición de la atmósfera que rodea al producto durante el almacenaje.

Muchas frutas tropicales como las bananas, que representan el ítem más grande en la carga de los barcos refrigerados, tienen un período de almacenaje de aproximadamente sólo 3-4 semanas dependiendo de la variedad y de la etapa de desarrollo al momento de la cosecha. Este tiempo es apenas suficiente para enviarlas a los mercados antes de que ocurra la maduración final y, en consecuencia, es imposible realizar un almacenaje muy extenso. En el caso de las bananas y también con muchos otros productos, el buque frigorífico tiene que cuidar la etapa de preenfriamiento, y esto tiene una profunda influencia en el diseño y dimensionamiento del equipo de refrigeración.

Es importante que los productos vegetales sean enfriados a las temperaturas de almacenaje tan rápido como sea posible luego de la cosecha. Idealmente la cadena de frío debería empezar en el campo. Las llamadas estaciones de preenfriamiento están siendo, entonces, más y más comunes en los países exportadores de frutas. Para manzanas, peras y frutos cítricos hay generalmente estaciones combinadas con el envasado y salas frías para extender la estación de venta.



 

Evento 2011

RDDS / INVABIO en

NANO MERCOSUR 2011

Evento 2009

BELL EXPORT S.A. en SINPRODE 2011

Powered by Joomla!. Valid XHTML and CSS.